Yang Er Bao Lang ha heredado de su familia una técnica muy especial en la que somete el tejido de algodón a varias capas de una solución viscosa de almidón de arroz (una vez se ha cocido para comer). El resultado después del secado del tejido es un efecto similar al cuero, conseguido de una manera natural.